martes, 30 de junio de 2009

Noeno en Torrero


Noeno: "El modelo de atención comunitaria facilita la integración del enfermo mental"
 
La consejera de Salud y Consumo ha presidido la presentación de un nuevo centro de día de salud mental gestionado por la Fundación Adunare en el barrio zaragozano de Torrero
 
El Gobierno de Aragón destina actualmente 8 millones de euros a los programas, servicios y recursos para la atención de los pacientes de salud mental y su integración sociolaboral
 
 
Fotografia relacionada con la nota de prensa

 

Dignificar y normalizar la asistencia de los pacientes de salud mental en el marco del sistema público de salud, abriendo cauces para su integración social y laboral, ha sido el eje del Plan Estratégico de Atención a la Salud Mental en la Comunidad Autónoma de Aragón que finaliza el próximo año. Así lo ha confirmado la consejera de Salud y Consumo, Luisa María Noeno, en el acto de presentación del nuevo centro de día de salud mental que gestiona la Fundación Adunare en el barrio zaragozano de Torrero.

 

La consejera ha explicado que las tres líneas estratégicas del plan han consistido en crear un sistema integral de atención sanitaria y social, lograr la continuidad asistencial y la superación de los estigmas de exclusión y de marginación asociados a la enfermedad mental.

 

Noeno ha comentado que la atención comunitaria facilita alternativas a la institucionalización de los pacientes y potencia las posibilidades de integración en su medio, y ayuda a superar las reticencias y discriminaciones sociales que tradicionalmente han sufrido estas personas .

 

La consejera ha destacado el carácter precursor del Plan Estratégico de Atención a la Salud Mental iniciado en 2002 en nuestra comunidad, del que ha dicho se adelantó en sus objetivos y planteamientos a la Declaración Europea de Salud Mental de 2005 y a la Estrategia de Salud Mental del Sistema Nacional de Salud, que fue aprobada en 2006 .

 

Desde que comenzara a desarrollarse el Plan Estratégico, los recursos económicos destinados a la salud mental se han incrementado progresivamente hasta un 80%, llegando a alcanzar la cifra de 8 millones de euros en 2009. Esta inversión ha permitido la creación de una red de centros y servicios de prevención, tratamiento y de integración que hoy ofrece 1.440 plazas en centros de día y de soporte social, centros de inserción laboral, pisos tutelado o centros de drogadicción, así como hospitales de día y unidades de corta y larga estancia dentro del sistema público de salud, que también incluye centros de salud mental tanto para adultos como para niños y adolescentes, así como unidades monográficas para trastornos de la alimentación, de la personalidad o de atención psicosomática y de enlace.

 

Con ocasión de la finalización en 2010 de las previsiones del Plan Estratégico, la consejera ha anunciado una evaluación crítica del mismo y ha invitado a las entidades que colaboran con el Departamento de Salud y Consumo en el ámbito de la salud mental a que participen en la tarea de elaborar el siguiente plan, que fijará los objetivos en esta área hasta 2015.

 

El Centro de  Día de Salud  Mental de Torrero

 

La puesta en servicio del Centro de Día de Salud Mental de Torrero está integrado en la red de dispositivos existentes en nuestra comunidad para la atención de la enfermedad mental y forma parte del Plan Estratégico de Atención a la Salud Mental.

 

El centro de día está gestionado por la Fundación Adunare, tiene una capacidad de 40 plazas y en él se atenderá a pacientes derivados de los centros de salud de Torrero y San José, ambos pertenecientes al Sector Sanitario de Zaragoza II.

 

El centro, que permite una atención personalizada y continuada por parte de todos los servicios y unidades de salud mental que trabajan en la zona, aporta una triple oferta de servicios: los de inserción laboral y soporte social a las personas que habiendo seguido programas activos de rehabilitación mantienen la necesidad de apoyo debido a su importante nivel de deterioro; el fomento de actividades de ocio y tiempo libre para los pacientes y las familias, efectuando un seguimiento de apoyo comunitario para intentar, entre otras cosas, estructurar la vida cotidiana del paciente, y finalmente el servicio de rehabilitación psicosocial destinado a aquella población afectada de trastornos psiquiátricos graves y crónicos. En este caso se buscará la recuperación de habilidades personales del paciente para que pueda desenvolverse con la mayor autonomía posible en su entorno.